martes, 1 de mayo de 2018

LA MADRE DEL POETA GERARDO DIEGO




El 19 de diciembre de 1954 era inaugurada la Biblioteca Juan de Mena en Torrelaguna, al acto acudiría, en representación de la Real Academia Española, el poeta Gerardo Diego Cendoya, (Santander, 1896 - Madrid, 1987), dio un breve y bonito discurso recordando a su madre que había vivido algunos años de su mocedad en la Torrelaguna del siglo XIX:




« Inaugurar una Biblioteca siempre es un acto memorable. Y si se trata de una Biblioteca Popular, especialmente simpático. La vida intelectual en las pequeñas capitales, en las villas y aldeas ha cambiado mucho y se ha enriquecido de posibilidades según ha venido avanzando nuestro siglo. La radio, el cine, los discos abaratan la cultura, la música, la ciencia y las letras y las sirven a domicilio o en locales de reunión social poco menos que gratuitamente. Con el mínimo esfuerzo. Y ésta es la peligrosa paradoja de la extensión cultural moderna. Porque a mínimo esfuerzo, mínima adquisición y provecho espiritual. Por eso debemos cuidar del libro, de su difusión y propaganda, de que no falten algunos libros esenciales, libros de devoción, de ciencia y técnica, de buena literatura en todos los hogares como consecuencia de los núcleos selectos de las bibliotecas estatales, provinciales y municipales. Porque el libro, como forma de materialización física y bibliográfica de la cultura, podrá estar en decadencia o en peligro de desaparición  ante el empuje de los discos, cintas, hilos, microfilmos o demás invenciones de la industria humana, a vueltas con los problemas del espacio, del peso y de la combustibilidad. Pero el libro, lo que hoy entendemos por libro y que siempre seguirá siendo el libro, cualquiera que sea la forma en que se nos ofrezca, es el compañero insustituible, el silencioso consejero que nos fuerza a pensar y a sentir, a colaborar con él y a educarnos en el ejercicio activo de la mente.

He venido aquí representando indignamente a la Real Academia Española y sólo esta representación puede justificar el que os hable. Torrelaguna celebra hoy la apertura inaugural de la Biblioteca «Juan de Mena». Y estos dos nombres, el de  Torrelaguna y el de Juan de Mena, evocan en mí  entrañables emociones. El nombre de  Torrelaguna porque está unido al recuerdo de mi santa madre que aquí vivió los años de su mocedad y aquí hizo su noviciado en la lengua de Castilla, ella, la doncellita vascongada de Madariaga, el caserío de Azcoitia, donde nadie hablaba entonces si no vascuence.

Y esa palabra, Torrelaguna, armoniosa y luminosa, con sabor a sierra y a poesía, resonaba en los oídos de un niño que, de la mano de don Marcelino Menéndez Pelayo en  las páginas de su «Antología de Líricos Castellanos», aprendía el  ritmo de su lengua en los versos del poeta cordobés, en sus coplas de arte mayor, vigorosas, férreas, cuadradas, macizas como conviene al  asunto grandioso que las inspira. Hasta los neologismos nobilísimos y arriesgados sonaban a los oídos del escolar como fiel  contraste de metal precioso que por nada del mundo malgastaría en  sustituirlos por moneda más baja y usadera. Y avanzaban como cuadrigas de bridones con sus cuatroacentos equidistantes los versos heroicos del  poeta:

Con dos cuarentenas y más de millares
le vimos de gentes armadas a punto,
sin otro más pueblo inerme allí  junto,
entrar por la vega talando olivares, .
tomando castillos, ganando lugares,
haciendo con miedo de tanta mesnada
con toda su tierra temblar a Granada,
temblar  las arenas, fondón de los mares .

Gran poeta Juan de Mena, el primero que crea un lenguaje poético y se alza sobre las inferiores categorías de juglares y trovadores. Esta Sierra le vio muchas veces solo o con su gran amigo don Iñigo, el Marqués de Santillana, cruzar sus puertos y recogerse en sus castillos o en sus albergues, yendo o viniendo de Segovia a la Nueva Castilla y a la Andalucía. Y Torrelaguna o Tordelaguna tuvo el  triste y piadoso privilegio de recogerle enfermo y maltrecho, probablemente agotado su frágil cuerpo de humanista, el rostro pálido, gastado del estudio, envejecido prematuramente por las  largas vigilias. Y aquí en Torrelaguna hubo de rendir su alma a Dios el que naciera en Córdoba la llana, el huerfanito de padre y madre que había de ser en cambio adoptado por las musas. Con el orgullo natural en todo poeta prometió un día a una dama,  tratando de convencerla de que depusiera su esquivez, la perennidad de las  amadas de mortales, de las musas de carne y hueso salvadas para el futuro por las palabras de oro y fuego.

«Yo vos suplico y vos ruego—me libredes de esta pena,—casi muero
en este fuego—no quizá fallareys luego—cada día un Juan de Mena.»

No; no se halla cada día un  Juan de Mena. Nacen de tarde en tarde, y es mucha suerte para una mujer sobrevivir en las estrofas de un gran poeta. Séalo también para esta flamante Biblioteca un adjetivo que le  gustaría a su padrino el poeta: nacer a la vida alta y clara de Castilla con el nombre esclarecido de Juan de Mena.»

sábado, 24 de marzo de 2018

JOTA CASTELLANA

 
   Existe una Jota Castellana que fue muy extendida a ambos lados del Sistema Central, los que tenemos más de cuarenta si recordamos cantar a nuestros abuelos por aquí lo hacían con coplas muy joteras, la provincia de Madrid ya la ha debido perder totalmente, pero en ciertas partes de  Toledo y sobre todo en Segovia aún la conservan.
    En este enlace hay algo de historia sobre la música tradicional en la provincia de Madrid:

          EL BAILE A LA NOVIA EN LA PROVINCIA DE MADRID

    Y por último dejo esta jota segoviana que tiene mucho parecido con un famoso "dicho" a Torrelaguna:



miércoles, 14 de marzo de 2018

POEMAS DE JUAN DE MENA


   JUAN DE MENA (Córdoba 1411 - Torrelaguna 1456), paso al blog algunas muestras de sus versos en castellano antiguo, tomados del libro: "Juan de Mena, Obras completas. Edición, introducción y notas de Miguel Ángel Pérez Priego. Planeta / Autores Hispánicos."

-LA MUERTE DE JUAN DE MERLO:

Allí, Johan de Merlo, te vi con dolor,
mayor vi tu fin que non vi tu miedo,
mayor vi tu daño que non el remedio
que dio la tu muerte al tu matador.
¡O porfioso, pestífero error!
¡O fados crueles, sobervios, raviosos,
que siempre robades los más virtuosos
e perdonades la gente peor!.

*Juan de Merlo, de orígen portugués, guarda mayor del rey Juan II; murió en el año 1443 en un combate entre el maestre de Calatrava y Rodrigo Manrique.

-LA MUERTE DE LORENZO DE AVALOS:

Aquél que tu vees al çerco tornado,
que quiere subir e se falla en el aire,
mostrando su rostro robado donaire
por dos desonestas feridas llagado,
aquél es el d'Avalos mal fortunado
aquél es el limpio mancebo Lorenço
que fizo en un día su fin e comienço,
aquel es el que era de todos amado...
...¡O dura Fortuna, cruel tribulante!
Por ti se le pierden al mundo dos cosas:
la vida e las lágrimas tan piadosas
que ponen dolores de espada tajante.

*Lorenzo Dávalos, camarero del infante Don Enrique, fue herido en un combate librado cerca de Escalona entre los partidarios de Don Álvaro y los del infante, y a los pocos días murió.


Vuestros ojos que miraron
con tan discreto mirar,
firieron e no dexaron
en mi nada por matar.


 Tus casos façalles, Fortuna cantamos,
estados de gentes que giras e trocas,
tus grandes discordias, tus firmezas pocas,
y los qu´en tu rueda quexosos fallamos.
¿Pues cómo, Fortuna, regir todas cosas
con ley absoluta, sin orden te place?


¡O mayor mal de los males!
¡O enferma humanidad!
¡O humana enfermedad,
yerro común de mortales!
Soberbia que sobresales
con tu presunción altiva,
y vanagloria cativa,
dañas mucho y poco vales.


Avaro que non sosiegas
buscando sotiles modos,
lo que tu robas de todos,
dime ¿para quién lo allegas?
Tus riquezas tanto çiegas,
allegadas por mal arte,
¿a quién pueden fazer parte,
pues a ti mesmo las niegas?.

sábado, 10 de marzo de 2018

BOCÍGANO

Ayer tomé un cruce en la carretera, de esos que te llevan a lugares que no existen, a momentos de la historia perdidos, olvidados; allá por la Peña Cebollera, donde nace el Jarama y se tocan tres provincias: Madrid, Guadalajara y Segovia; por donde están sus pueblos más recónditos y olvidados, y no hay cartel, ni falta que hace, que te diga que provincia estás pisando, las tres capitales están a más un ciento de kilómetros, y aquí se respira la libertad de los que no son de ninguna parte...y en el fondo de todas. Con un Jarama que fluye limpio, cristalino, descendiendo como un niño hacia el sur sin saber lo que le espera.


El camino me llevó a Bocígano, hoy pedanía de El Cardoso de la Sierra en la provincia de Guadalajara, ya solo cinco habitantes según la Wikipedia, de invierno, en verano y fines de semana seguro bastantes más. El destino que soñó el Cardenal Cisneros para retirarse pero que los avatares de esa España que estaba creando se lo impidieron, no tuvo ese privilegio como si lo tendría Carlos en Yuste, al que esperaba el Cardenal viniera de Alemania para entregarle Castilla, Aragón y medio mundo.


En Bocígano existió, ya solo quedan escasos sillares, el Monasterio Cisterciense del Real Sitio de Santuy, fundado a finales del s. XI, cuando los cristianos del norte empezaban a bajar victoriosos por las laderas sures de la Carpetania hacia Al Andalus. Monasterio dedicado a San Audito, santo martirizado en el s. II, en la cercana  Buitrago del Lozoya. Lugar tranquilo pensado para la meditación y el retiro de los monjes, también debió albergar a personajes importantes pues en el se encontró la tumba del infante Sancho de Castilla, enterrado en 1199. Tras pasar a la Orden de Santiago y después a la Basílica de Santa Leocadia de Toledo, en 1510 fue adquirido por el Cardenal Cisneros para su propio retiro y el descanso de los docentes de la Universidad de Alcalá de Henares, en estos menesteres funcionó algo más de un siglo, vendido posteriormente a particulares sus piedras irían borrándose de la historia.




domingo, 4 de marzo de 2018

CARNE DE TORO DE LIDIA

   La caldereta popular que da el ayuntamiento al finalizar las fiestas, con carne toro de lidia y patatas guisadas, es una costumbre que data creo de los años ochenta, antiguamente estas carne se vendía a particulares, "como muestra este botón" del Boletín Oficial de la provincia de Madrid de 1916 que entre los acuerdos tomados por el ayuntamiento viene:

   "Se acordó que el kilogramo de carne de los toros que han de lidiarse en la próxima función popular se venda al precio de una peseta y veinte céntimos, y los solomillos y demás al precio del año anterior."

sábado, 10 de febrero de 2018

III.FRONTERA DE AL ANDALUS


Abderramán III (891-961), fue el más preocupado en fortificar la Marca Media y para ello la visitó, encargándose personalmente de buscar gobernadores para plazas como Talavera, Madrid, Talamanca, Guadalajara, Atienza.
Uno de sus gobernadores sería Ahmad ibn'Abd Allah ibn Yahya al-Layti, descendiente de una ilustre familia cordobesa de jurisconsultos, detentó el gobierno de Madrid por dos veces. Era una importante figura consagrada a la ciencia, experto en filología y poesía. El año 936, ejerciendo todavía el gobierno, murió en una emboscada en Somosierra, al regresar de un combate contra los cristianos, siendo enterrado en Talamanca de Jarama.

miércoles, 7 de febrero de 2018

EL LABERINTO DEL GENERAL

¿En qué pensaba el general MANUEL GUTIÉRREZ DE LA CONCHA, el 8 de noviembre de 1841, cuando al galope en su caballo huía de Madrid a Torrelaguna?, quizá en su padre del que siquiera se podía acordar, gobernador de la provincia de Tucumán (Argentina), que fue fusilado durante las revueltas independentistas de 1810, por lo que su madre con sus cuatro hijos pequeños volvió a España, a sus raíces y algunas de éstas estaban en Torrelaguna, aunque Manuel hubiese nacido en 1808, en Córdoba del Tucumán de esa Argentina aún por poco tiempo española.
Sí, en algún momento de la huida pensó en su padre y que no quería morir fusilado como él.
El día anterior había participado en un golpe de estado fallido junto al general DIEGO DE LEÓN para derribar la Regencia del general ESPARTERO, que acumulaba cada vez más poder, intentando nada menos que secuestrar a la niña princesa que llegaría a ser la reina ISABEL II y a la que en el fondo Espartero tenía también secuestrada y separada de su madre MARIA CRISTINA, exiliada trás su corta regencia después de morir el rey.
Su compañero de armas el general Diego de León, después de las horas de tiroteo en el Palacio Real y viendo que lo tenían perdido escapó a caballo de Madrid pero fue seguido por una tropa de húsares que lo alcanzaron en Colmenar Viejo, siendo fusilado seis días después.
Los pasos de Manuel se pierden en Torrelaguna, según las averiguaciones militares para el Consejo de Guerra que se le debía instruir, donde una tropa de militares sabiendo dónde iban fue a su captura y acercándose al ayuntamiento requiriendo al alcalde por si sabía algo de él o le había visto, éste dice que sí, que con un empleado suyo debe haber ido a ver sus tierras. Pero ya estaba camino a Florencia donde se exilió, no volviendo a España hasta dos años después cuando ya Espartero su gran enemigo estaba en horas bajas y sería obligado a dejar de ser el regente y exiliarse también.
Manuel siguió participando ampliamente en la política española y gozando de los favores de la ya reina Isabel II, pues la madre de está vió con buenos ojos ese intento de secuestro, que le nombraría Marqués del Duero y murió mucho después en 1874, con 66 años y una bala en el corazón durante un enfrentamiento con los carlistas en los preliminares del ataque a Estella, al que como buena fama de estratega y militar que tenía, le habían pedido que se reincorporara en el cuerpo de mando del ejército.


Muerte del Marqués del Duero (Montemuro, 27 - 6 - 1874). Cuadro pintado por Joaquín Agrasot y Juan, en 1884.

Por último como muestra de su relación con el pueblo, en el que residió en temporadas, existe en documentos históricos, una instancia dirigida en su nombre al director general de la Administración Militar de fecha 15/2/1865, solicitando la cantidad a la que se tasó el arreglo de su casa en Torrelaguna, que sirvió para Hospital Militar.
Por las fechas este hospital improvisado fue para los soldados enfermos que vigilaban a los presos por la construcción de la presa del Pontón de la Oliva, tiempo en el cual se dieron bastantes epidemias.

EL DESTIERRO DE MARÍA DEL CARMEN

El destierro en tu mismo país era un castigo que antiguamente se utilizaba mucho, alejarte del lugar donde habitabas o habías nacido a regiones más lejanas, por algún delito cometido o simplemente por política, como el que sufrió en este caso María del Carmen Villavicencio de Fulgosio, desterrada a Torrelaguna en la década de los treinta del s.XIX, por ser la madre de tres militares: Dámaso, José y Francisco Fulgosio y Villavicencio, partidarios de Don Carlos y no de Isabel, en la sucesión al trono tras la muerte de Fernando VII.


El convenio de Vergara de 1839, que puso fin a la primera guerra carlista, en el que firmarían entre otros Francisco como Brigadier y José como coronel del ejército carlista, los rehabilitaría al nuevo ejército isabelino.

En 1841 Dámaso y José se implicarían en otro suceso que tiene relación con Torrelaguna a través del general Manuel Gutiérrez de la Concha, otro de los implicados en el asalto al Palacio Real para hacerse con la niña reina Isabel II y sacar del poder a Espartero, golpe fallido, Dámaso al igual que el general Diego de León sería detenido y fusilado, José tuvo más suerte al igual que Manuel Gutiérrez de la Concha que pudo huir a Italia, él lo hizo a Portugal.

sábado, 3 de febrero de 2018

(EL TOISÓN DE ORO) . III. DE LA PRINCESA ISABEL DE CASTILLA (LA EMBAJADA DE BORGOÑA)


Desde Alcalá de Henares el Arzobispo de Toledo, Alonso Carrillo de Acuña, mandó hasta Tordelaguna a Gómez Manrique, hombre de letras y armas, además de tío y maestro del célebre poeta Jorge Manrique, al mando de cincuenta caballeros, "mui ataviados", para recibir y llevar hasta Alcalá una embajada de Borgoña que venía a cumplimentar a los príncipes Fernando e Isabel.

COLLAR DE LA ORDEN DEL TOISÓN DE ORO

Dos diferentes embajadas de Borgoña recibió la princesa Doña Isabel en Alcalá de Henares. La una en el año de 1472, en que Pedro de Miraumont y el protonotário Artús de Borbon, enviados a confirmar la alianza con el Rey de Aragón por el duque Carlos, fueron a Alcalá a saludar a Doña Isabel y luego siguieron su viaje a Zaragoza. Lo mismo hicieron en el año siguiente de 1473, Juan de Reubempre, señor de Bievre, caballero del Toisón de Oro, y un protonotário cuyo nombre se ignora. Venían en nombre del duque de Borgoña (Carlos el temerario) y del Rey de Inglaterra a hacer alianza con los príncipes de Castilla, Reyes de Sicilia, y a traer el collar del Toisón de Oro al Príncipe Don Fernando, que habia sido electo caballero en el capítulo de la orden que se celebró en Valencienes el 2 de mayo del año 1473. De cualquiera de estas dos embajadas pudo hablar la relación donde se encuentran los hechos aunque los especialistas se inclinan más por la segunda.

lunes, 14 de agosto de 2017

CRÓNICAS DE MI DESTIERRO


MARTIN LUIS GUZMÁN FRANCO (Chihuahua, 6/10/1887 - Ciudad de México,22/12/1976), novelista mexicano considerado uno de los mayores exponentes de la "Novela de la Revolución" y uno de los principales autores realistas de las letras de su país. Tras estudiar en la Universidad Nacional se unió a la revolución iniciada en 1910 y sirvió en las fuerzas de Pancho Villa, al que representó en Ciudad de México durante la entrada de las fuerzas constitucionalistas en agosto de 1914. A raíz del golpe de estado de Victoriano Huerta, tuvo que exiliarse en Madrid desde principios de 1915 hasta febrero de 1916 y posteriormente en Nueva York. Sus experiencias de esa época fueron recuperadas en las "Crónicas de mi destierro" (1963).

Durante su vida ocupó diversos cargos diplomáticos, políticos y culturales. De 1924 a 1936 tuvo un segundo exilio español..."Madrid en el 36, era la ciudad en la que yo había vivido más tiempo seguido".

De su segundo exilio data su visita a Torrelaguna en 1926 que plasmó en sus "Crónicas de mi destierro" y del que podido copiar solo estos tres pequeños fragmentos del libro.




PD: Si algún lector supiera decirme como hacerme con el libro o copiar el capítulo dedicado a esta visita, le estaría agradecido.
PD (nueva): esta es una entrada antigua actualizada y no he querido quitar lo de conseguir el libro por los comentarios que se hicieron. Hace tiempo ya lo conseguí.

domingo, 13 de agosto de 2017

DE UN RUSO BLANCO Y UN MEJICANO VILLISTA


El exilio, es curiosa la historia, nos trajo hasta esta villa a dos personas, un ruso y un mejicano, que de una manera u otra plasmaron en su obra la visita, creo que radicalmente opuestas sus ideas políticas pues uno, el ruso, luchó con el Ejército Blanco, prozaristas que se enfrentaron a las fuerzas comunistas que surgieron con la revolución rusa; y el otro, el mejicano, muy joven se alistó voluntario en las fuerzas de Pancho Villa. Uno, el ruso, nos dejaría pintadas una serie de preciosas láminas y el otro, el mejicano, aunque no las conoció pues su visita fue anterior, bien les pega la frase que escribió sobre el pueblo en sus "Crónicas de mi Destierro":
















"...Luego, bajo un claro lunar indescriptible, Torrelaguna cobra, mientras la recorremos, la fisonomía fantástica de una ciudad que se desmorona, que se desgrana de modo inexplicable al lado de su río...Su antiguo vigor medieval parece seguir liquidándose después de una bancarrota prolongada durante siglos..."


Son MIGUEL OURVANTZOFF y MARTIN LUIS GUZMÁN, no hace falta decir cual es el ruso y cual el mejicano.

sábado, 29 de julio de 2017

DIEGO, LA COFRADÍA DE SAN ISIDRO Y LOS APACHES


" Y es más fácil, ¡oh España!, en muchos modos,
que lo que a todos quitaste sola,
te pueden a tí sola quitar todos."
(Francisco de Quevedo, 1580/1645).

Para escribir una novela o rodar una película la vida de DIEGO DE VARGAS ZAPATA (1643/1704), madrileño, casado con la torrelagunense Beatriz de Pimentel. Fundador y primer alcalde de la Cofradía de San Isidro en Torrelaguna, donde residían hasta que por su cargo Capitán de los Reales Ejércitos, tuvo que partir a la conquista y pacificación de Nuevo México (Estados Unidos).
Está considerado como el último conquistador a la antigua usanza. Habiendo los indios PUEBLO en 1680, expulsado tras una rebelión a los españoles de Santa Fe hasta El Paso, tras doce años de esta situación se le encomienda en 1692, recuperar la ciudad y el territorio, lo que consigue tras una serie de escaramuzas y pactos con los indios que le valieron el ser nombrado Capitán General y Gobernador de Nuevo México y que se conmemoran cada año en la ciudad de Santa Fe, en los USA, donde tiene estatua. Carlos de Sigüenza y Góngora, sobrino del poeta Luis de Góngora publicó en ese mismo año sus hazañas en la reconquista de Nuevo México.
Trajo nuevos colonos a Santa Fe desarrollándola como centro comercial y fundando nuevos pueblos. A Diego se debe la consolidación y expansión de los territorios españoles hacia Colorado y Arizona. En 1694 fue el primer europeo que entra en una expedición en el Valle de San Luis y cazan quinientos bisontes.
Pacificadas las tribus PUEBLO, empiezan aparecer por la zona otros indios nómadas y guerreros, comanches, utes, apaches, quizá también empujados por la incipiente penetración iglesa y francesa por el este y norte, que saqueaban las aldeas y tribus pacificadas. Así en 1704, en una campaña contra los apaches que estaban atacando a las poblaciones establecidas a lo largo del valle de Rio Grande, Diego enferma y muere repentinamente, "...puede afirmarse que murió en el campo de combate, herido de un extraño mal, montando infatigablemente en su caballo. Así pasó los últimos días de su vida inquieta." (Crónicas de la época).
Sus hijos tras su partida a América, quedaron en Torrelaguna con su madre falleciendo esta al año de partir Diego y quedando bajo la custodia de su tío, hermano de la madre, el mayor Juan Manuel fue a visitarle a Méjico en 1699 y volviendo a España en 1702 murió, Alonso tambien fue y quedó por Méjico. Allí Diego también tuvo descendencia, otros cuatro hijos con una india, de los que existe documentación y lo que les dejó su padre, casas y pertenencias en Méjico. En Torrelaguna quedaron sus hijas y la mayor Isabel de Vargas Pimentel heredó el marquesado de las Navas de Barcinas, que la corona como premio entregó a su padre.
Existen numerosísimas cartas que los escribía desde Méjico a los hijos en Torrelaguna. También su nieto Diego José López y Vargas residió murió y fue enterrado en el convento franciscano de Torrelaguna.
*Foto de estatua de Diego de Vargas en Santa Fe-Estados Unidos

NUEVO MÉXICO: GUERRAS INDIAS-DRAGONES DE CUERA


En el libro "BANDERAS LEJANAS: La exploración, conquista y defensa por España del territorio de los actuales Estados Unidos" de Fernando Martinez Lainez y Carlos Canales Torres, así relatan la reconquista de Nuevo México por el paisano Diego de Vargas Zapata:
Tras su victoria, las seis tribus PUEBLO que se habían unido a la rebelión podían haber gobernado de forma unida el país e incluso haber hecho de SANTA FE la sede de un gobierno estable, pero no fueron capaces...,cada primavera y otoño las tropas virreinales realizaban una campaña de incursiones en su territorio, además de soportar las depredaciones y ataques de apaches y navajos.
En julio de 1692, Diego de Vargas recibió la orden de reconquistar Nuevo Mexico para la Corona de España. Muy quebrantados tras doce años de ataques e incursiones constantes, los PUEBLO apenas opusieron resistencia. VARGAS que contaba con el apoyo de varias tribus, en especial los PIROS, ofreció la paz a los rebeldes a cambio de reconocer al rey de España, prestarle obediencia y volver a la fe católica. Los líderes indios aceptaron todas las propuestas del gobernador y el 14 de septiembre de 1692, en un acto formal celebrado en Santa Fe, volvieron a someterse...
Nuevo Mexico era de nuevo español, pero no se reinstauró el sistema de encomiendas, se reconocieron formalmente los derechos de la nación PUEBLO y se toleró la práctica de la vieja religión. Las consecuencias siguen visibles aún en el sudoeste de Estados Unidos, donde los PUEBLO mantienen intacto una gran parte de sus tradiciones y cultura, sistema de gobierno, idioma, arte y ceremonias, algo excepcional entre los indios de Norteamérica.
Durante este periódo los jinetes españoles habían abandonado las pesadas corazas metálicas y cotas de malla y se remplazaron por cotas de cuero endurecido, menos pesadas pero capaces de resistir el impacto de las flechas enemigas; también los cascos de hierro fueron remplazados por sombreros de ala ancha.
Así mismo, las tropas que debían custodiar la red de fuertes de la frontera fueron dotadas de varios caballos con los que poder mantener una campaña que durase semanas o meses, y de mulas en las que transportar todo el material necesario para efectuar incursiones en profundidad contra las tribus hostiles. Todo ello configuró un nuevo tipo de soldados que en las décadas siguientes iba a representar ante los indios y colonos la imagen de los soldados del rey. Habían nacido los dragones de cuera.

martes, 25 de julio de 2017

TERCERA GUERRA CARLISTA, SUPRESIÓN DE LA PARADA DE SEMENTALES



     De tiempo antiguo debía tener Torrelaguna derecho a una Parada de Sementales pues ya Fernando VI (1713-1759), incluye entre sus Reales Cédulas la inspección de Paradas regulando el denominado Servicio de Paradas Caballares y Mulares.
     Durante la Tercera Guerra Carlista (1872-1876), por Real Orden de fecha 11 de febrero de 1875:

   "...se ha servido aprobar la distribución de caballos sementales en las paradas provisionales que deben establecerse en la próxima temporada de cubricion de yeguas; debiendo suprimirse las de Torrelaguna, Puente del Arzobispo e Infantes, en atención a las circunstancias por que el país atraviesa y estar expuestas a ser presa de los carlistas..."

   La Parada de Sementales de Torrelaguna funciono hasta mediados de los años 80 del siglo XX, yo la conocí en dos ubicaciones diferentes, la actual Casa de la Cultura y después los terrenos en los que está ahora la Piscina Municipal. Era un servicio que se ocupaba de prestar el ejército durante tres o cuatro meses de primavera, trayendo varios sementales de caballos y burros de pura raza para cubrir yeguas y burras a particulares de toda la comarca.

domingo, 16 de julio de 2017

SANTORCAZ

Castillo de Santorcaz, foto de Pedro Ma Vargas Arévalo

    Fernando Rodriguez de Covarrubias, Arzobispo de Toledo de 1276 a 1280, dirige desde Torrelaguna el 19 de diciembre de 1277, tiempos de Alfonso X "El Sabio", la CARTA DE FUEROS que da a sus vasallos de Santorcaz (el nombre del pueblo deriva de San Torcat, en honor de Torcuato de Acci, el primero de los siete varones apostólicos enviados por Roma, en el siglo I, para evangelizar a España).


   En el Castillo de Santorcaz sufrió cárcel durante siete años el torrelagunense Cardenal Cisneros:

   Extracto del libro CISNEROS. UN CARDENAL ENTRE DIOS Y EL REY. Carlos Navarro y Rodrigo. Guadarramistas Editorial  "...una gracia obtuvo al retirarse de Roma, que fue origen para él de hondas amarguras y grandes persecuciones. Le otorgó el papa un breve, en virtud del cual debía dársele posesión del primer beneficio que vacase en la diócesis de Toledo. El uso de estos tiempos, dice Flechier, había introducido esta suerte de provisiones, llamadas bulas o gracias expectativas; pero contra ellas protestaban los obispos porque las suponían, y no sin razón, una mutilación de sus derechos y un ataque a su autoridad. Así es que cuando Cisneros quiso ocupar, apoyado en el breve pontificio, el arciprestazgo de Uceda, vacante en 1473 por muerte del que lo poseía, se encontró con que D. Alonso Carrillo, arzobispo de Toledo, había provisto dicho beneficio en uno de sus limosneros, y al tener noticia este prelado de la resistencia que opuso Cisneros a ser desposeído, resolvió usar con él de gran severidad, mandándole prender y haciéndole encerrar en la torre del mismo Uceda, esperando conseguir por este medio que renunciara a su beneficio. No se dobló Cisneros con la persecución, antes, por el contrario, manifestó aquella entereza de carácter que tanto crédito le había de dar más tarde como ministro y como prelado, puesta al servicio de causas más justas y desinteresadas, por lo cual aumentó la saña de Carrillo, que le hizo trasladar a más dura prisión, a la torre de Santorcaz, que entonces era la cárcel de los clérigos viciosos y rebeldes de la diócesis.
Durante los siete años que sufrió de cautiverio, Cisneros estuvo completamente entregado a la oración y al estudio, logrando su libertad, bien porque el arzobispo se rindiera a tanta firmeza, o se cansara de perseguirle, bien porque cediese a los ruegos de su sobrina la condesa de Buendía. No quiso, sin embargo, Cisneros seguir bajo la jurisdicción de un prelado que tan severo y hasta cruel se le había manifestado, por lo cual permutó su beneficio con la capellanía mayor de la iglesia catedral de Sigüenza, a cuya cabeza estaba entonces el justamente célebre cardenal Mendoza."
    En este castillo también fueron encarcelados otros personajes ilustres como la Princesa de Éboli y Charles Watteville de Joux, embajador de España ante Inglaterra en tiempos de Felipe IV,  por un incidente en Londres con la delegación francesa en la que hubo varios muertos y heridos saliendo victoriosa la parte española y por lo que el rey francés Luis XIV expulsó al embajador español en París y amenazó de guerra a España si no se depuraban responsabilidades. Charles tuvo que volver a España y fue encarcelado durante cuatro años en Santorcaz, de él dijo el primer ministro inglés Lord Clarendon:

 "Wateville era un hombre rudo, que parecía del campo, pero que realmente conocía las intrigas de la corte mejor que la mayoría de los españoles, y, excepto cuando su pasión lo sorprendió, fue cauteloso y astuto en sus negociaciones".

jueves, 29 de junio de 2017

DEL CAPITÁN JUAN BAUTISTA DE BONILLA NACIDO EN TORDELAGUNA Y FALLECIDO EN VERACRUZ



        "Allende nuestros mares,
         allende nuestras olas,
         el mundo fue una selva
         de lanzas españolas"









 Nada más sé de él, solo que era de Tordelaguna y fallecido en Veracruz (México) en 1635, haciendo testamento que se conserva en el Archivo General de Indias.

Alcance y Contenido: Autos sobre bienes de difuntos de 1635. 9 números: -Número 1.- Sobre los de Blas Hernández Nieto, natural de Miajadas, y difunto en Santa, con testamento y codicilo. -Número 2.- Del capitán Juan Bautista de Bonilla, natural de Tordelaguna, y difunto en Veracruz, con testamento. -Número 3.- De Gonzalo Fernández, presbítero, natural de Tavira, en Portugal, y difunto en Jipijapa, pueblo del partido de Puerto Viejo, provincia de Guayaquil, en Quito, con testamento, y fundación de una capellanía en su patria. -Número 4.- Del bachiller Cristóbal Jiménez, presbítero, natural de Almendralejo, en Extremadura, y difunto en La Paz, con testamento. -Número 5.- De Diego Muñoz, natural de El Toboso, y difunto en Indias. -Número 6.- De Sebastián Florín, natural de Villaseca, en La Sagra de Toledo, y difunto en las Lucanas, abintestato. -Números 7, 8 y 9.- Véase legajo 540B

martes, 27 de junio de 2017

DOS CITAS AL PUEBLO DESDE AMÉRICA EN S.XVI



Dos escritores nombraron a Torrelaguna, desde América en el S.XVI, por diferentes motivos, pero se encontraban opuestas sus ideas en cuanto a la explotación y abusos de los conquistadores sobre los indios.
Por un lado tenemos a favor de los conquistadores y al que los indios no le provocaban ninguna clase de compasión, como dejó escrito y defendió a GONZALO FERNÁNDEZ DE OVIEDO, Cronista de Indias, que escribió esto en la isla La Española (República Dominicana y Haiti) en 1556, en su obra "Quincuagenas":

Dichosa Tordelaguna
que tienes a Johan de Mena
cuya fama tanto suena
sin semejante niguna.
Él dejó tanta memoria
en el verso castellano,
que todos le dan la mano.
¡Dios le dé a él su gloria!

Por el otro, tenemos al padre franciscano JERÓNIMO DE MENDIETA, en cuánto a la denuncia de los abusos de los conquistadores y sus ansias de riqueza, que pasa a México en 1554 y en 1577 escribe desde allí la obra "HISTORIA ECLESIÁSTICA INDIANA", cuyo contenido fue tal que la Casa Real impidió su publicación y no fue impresa hasta 1870 en México y en la cual nombra al pueblo, alabando el trabajo de fray Pedro de San Sebastián en Nueva España:

"... y el dicho padre provincial las pasó bien grandes, por que hubo de ir a España y en la mar cayó en manos de ingleses, que lo llevaron a Inglaterra y rescatado murió en España, en el convento de Tordelaguna, de la provincia de Castilla."

*Imágenes de los libros: "HISTORIA GENERAL DE LAS INDIAS" de GONZALO FERNÁNDEZ DE OVIEDO e "HISTORIA ECLESIÁSTICA INDIANA" de JERÓNIMO DE MENDIETA.

lunes, 26 de junio de 2017

UNA TORRELAGUNERA GOBERNADORA DE LA ISLA DE ROBINSON CRUSOE

En el libro de las fiestas de 1985, MARIANO JOSÉ CID SÁNCHEZ (desde aquí mi gratitud por su labor historiadora de la villa) hace unas pequeñas semblanzas de personajes ilustres del pueblo y entre ellas aparece:

"FERNANDO AMADOR DE AMAYA, vecino de Torrelaguna por matrimonio, militar, sargento del Cuerpo de Dragones Reales. Destinado en Filipinas, fue nombrado gobernador de las ISLAS DE JUAN FERNÁNDEZ en la Capitanía General de Chile, del Virreinato del Perú. Donó a la iglesia de Torrelaguna gran número de ornamentos y joyas traídas de América, y dejó memorias para fiestas locales (siglos XVIII-XIX)".
















La fecha exacta en que fue nombrado gobernador siendo Teniente Coronel de Dragones es 9/11/1794.

Bien pues, el Archipiélago de Juan Fernández es un conjunto de pequeñas islas pertenecientes a Chile, descubiertas el 22/11/1574 por el piloto español, natural de Cartagena, Juan Fernández Sotomayor, al apartarse de la costa para evitar lo que posteriormente se llamaría CORRIENTE DE HUMBOLT. Piloto que estuvo en el punto de mira de la Inquisición por brujo, según decían por haber llegado en un viaje a El Callao antes de lo previsto (la verdad es que era muy buen marino, pero en fin así se las gastaban).
En una de estas islas basa su novela "ROBINSON CRUSOE" el escritor DANIEL DEFOE, inspirada en un caso real, el del marino inglés ALEJANDRO SELKIRK, abandonado a su suerte durante varios años en esta isla.
En un tiempo estuvieron medio abandonadas por la Corona Española, siendo refugio de piratas, para más tarde construir fuerte y presidio sobre todo político de independentistas americanos, desde finales del s. XVIII fue importante centro ballenero y de cazadores de lobos de mar.

"Los sedentarios por oficio, no entenderán jamás a quién siente de continuo la necesidad de partir, de moverse, de ir a otra parte, aunque sea para regresar".(Miguel Sánchez-Ostiz, "La isla de Juan Fernández"),

(Esta es una entrada que ya tenía en el blog en febrero del año pasado, pero a la que añadido un dato más, la fecha de nombramiento como gobernador de las Islas de Juan Fernández, que no está cuando fue publicada en el "Libro de las fiestas de 2009".)

EL GOBERNADOR DEL ARCHIPIÉLAGO DE JUAN FERNÁNDEZ

Algunas referencias sobre todo militares he encontrado del que fuera Gobernador del Archipiélago de Juan Fernández de 1794 a 1799, Fernando Amador y Amaya, uno de los últimos representantes del todavía grande imperio español al que muy pocos años le faltaba ya para empezar a desmoronarse con la rebelión de los virreinatos que dio lugar al nacimiento de numerosas repúblicas americanas.

Ingresa en el ejército en 1762 como cadete del Regimiento del Príncipe, encontrándose en 1765 en la campaña contra Portugal, en el sitio de Gibraltar donde ganó grado de Capitán del Regimiento de Dragones de Pavía en 1783, año que también solicita licencia para casarse.
El 15/2/1791 es nombrado Sargento Mayor de Dragones de la Frontera de Chile y al año siguiente el virrey le aprueba por orden real el anticipo de pagas.
En el viaje expedición de Don Luis de la Cruz del ilustre Cabildo de La Concepción de Chile, Fernando Amador de Amaya y ya coronel, como comandante del puesto de Ballenas, el último de la frontera, presta los últimos apoyos a dicha expedición "...que parte por tierras desconocidas y habitadas por indios bárbaros, intentando descubrir una ruta hasta Buenos Aires...".

En 1794 es nombrado ya Gobernador del Archipiélago de Juan Fernández al que llega con cien hombres, de su labor en las islas se sabe que mandó construir varias baterias defensivas, también hizo levantar una carta topográfica de ellas siendo publicada por vez primera y que mandó a la Corte española una relación-estudio importante sobre botánica, de los árboles, arbustos y vegetación existente en ellas.
El 24/11/1810 se le concede el retiro del ejército, debió de morir ya bien anciano pues en las guías de forasteros de Madrid aparece en las de 1816, 1821, 1822 y 1834.