lunes, 14 de agosto de 2017

CRÓNICAS DE MI DESTIERRO


MARTIN LUIS GUZMÁN FRANCO (Chihuahua, 6/10/1887 - Ciudad de México,22/12/1976), novelista mexicano considerado uno de los mayores exponentes de la "Novela de la Revolución" y uno de los principales autores realistas de las letras de su país. Tras estudiar en la Universidad Nacional se unió a la revolución iniciada en 1910 y sirvió en las fuerzas de Pancho Villa, al que representó en Ciudad de México durante la entrada de las fuerzas constitucionalistas en agosto de 1914. A raíz del golpe de estado de Victoriano Huerta, tuvo que exiliarse en Madrid desde principios de 1915 hasta febrero de 1916 y posteriormente en Nueva York. Sus experiencias de esa época fueron recuperadas en las "Crónicas de mi destierro" (1963).

Durante su vida ocupó diversos cargos diplomáticos, políticos y culturales. De 1924 a 1936 tuvo un segundo exilio español..."Madrid en el 36, era la ciudad en la que yo había vivido más tiempo seguido".

De su segundo exilio data su visita a Torrelaguna en 1926 que plasmó en sus "Crónicas de mi destierro" y del que podido copiar solo estos tres pequeños fragmentos del libro.




PD: Si algún lector supiera decirme como hacerme con el libro o copiar el capítulo dedicado a esta visita, le estaría agradecido.
PD (nueva): esta es una entrada antigua actualizada y no he querido quitar lo de conseguir el libro por los comentarios que se hicieron. Hace tiempo ya lo conseguí.

domingo, 13 de agosto de 2017

DE UN RUSO BLANCO Y UN MEJICANO VILLISTA


El exilio, es curiosa la historia, nos trajo hasta esta villa a dos personas, un ruso y un mejicano, que de una manera u otra plasmaron en su obra la visita, creo que radicalmente opuestas sus ideas políticas pues uno, el ruso, luchó con el Ejército Blanco, prozaristas que se enfrentaron a las fuerzas comunistas que surgieron con la revolución rusa; y el otro, el mejicano, muy joven se alistó voluntario en las fuerzas de Pancho Villa. Uno, el ruso, nos dejaría pintadas una serie de preciosas láminas y el otro, el mejicano, aunque no las conoció pues su visita fue anterior, bien les pega la frase que escribió sobre el pueblo en sus "Crónicas de mi Destierro":
















"...Luego, bajo un claro lunar indescriptible, Torrelaguna cobra, mientras la recorremos, la fisonomía fantástica de una ciudad que se desmorona, que se desgrana de modo inexplicable al lado de su río...Su antiguo vigor medieval parece seguir liquidándose después de una bancarrota prolongada durante siglos..."


Son MIGUEL OURVANTZOFF y MARTIN LUIS GUZMÁN, no hace falta decir cual es el ruso y cual el mejicano.

martes, 25 de julio de 2017

TERCERA GUERRA CARLISTA, SUPRESIÓN DE LA PARADA DE SEMENTALES



     De tiempo antiguo debía tener Torrelaguna derecho a una Parada de Sementales pues ya Fernando VI (1713-1759), incluye entre sus Reales Cédulas la inspección de Paradas regulando el denominado Servicio de Paradas Caballares y Mulares.
     Durante la Tercera Guerra Carlista (1872-1876), por Real Orden de fecha 11 de febrero de 1875:

   "...se ha servido aprobar la distribución de caballos sementales en las paradas provisionales que deben establecerse en la próxima temporada de cubricion de yeguas; debiendo suprimirse las de Torrelaguna, Puente del Arzobispo e Infantes, en atención a las circunstancias por que el país atraviesa y estar expuestas a ser presa de los carlistas..."

   La Parada de Sementales de Torrelaguna funciono hasta mediados de los años 80 del siglo XX, yo la conocí en dos ubicaciones diferentes, la actual Casa de la Cultura y después los terrenos en los que está ahora la Piscina Municipal. Era un servicio que se ocupaba de prestar el ejército durante tres o cuatro meses de primavera, trayendo varios sementales de caballos y burros de pura raza para cubrir yeguas y burras a particulares de toda la comarca.

domingo, 16 de julio de 2017

SANTORCAZ

Castillo de Santorcaz, foto de Pedro Ma Vargas Arévalo

    Fernando Rodriguez de Covarrubias, Arzobispo de Toledo de 1276 a 1280, dirige desde Torrelaguna el 19 de diciembre de 1277, tiempos de Alfonso X "El Sabio", la CARTA DE FUEROS que da a sus vasallos de Santorcaz (el nombre del pueblo deriva de San Torcat, en honor de Torcuato de Acci, el primero de los siete varones apostólicos enviados por Roma, en el siglo I, para evangelizar a España).


   En el Castillo de Santorcaz sufrió cárcel durante siete años el torrelagunense Cardenal Cisneros:

   Extracto del libro CISNEROS. UN CARDENAL ENTRE DIOS Y EL REY. Carlos Navarro y Rodrigo. Guadarramistas Editorial  "...una gracia obtuvo al retirarse de Roma, que fue origen para él de hondas amarguras y grandes persecuciones. Le otorgó el papa un breve, en virtud del cual debía dársele posesión del primer beneficio que vacase en la diócesis de Toledo. El uso de estos tiempos, dice Flechier, había introducido esta suerte de provisiones, llamadas bulas o gracias expectativas; pero contra ellas protestaban los obispos porque las suponían, y no sin razón, una mutilación de sus derechos y un ataque a su autoridad. Así es que cuando Cisneros quiso ocupar, apoyado en el breve pontificio, el arciprestazgo de Uceda, vacante en 1473 por muerte del que lo poseía, se encontró con que D. Alonso Carrillo, arzobispo de Toledo, había provisto dicho beneficio en uno de sus limosneros, y al tener noticia este prelado de la resistencia que opuso Cisneros a ser desposeído, resolvió usar con él de gran severidad, mandándole prender y haciéndole encerrar en la torre del mismo Uceda, esperando conseguir por este medio que renunciara a su beneficio. No se dobló Cisneros con la persecución, antes, por el contrario, manifestó aquella entereza de carácter que tanto crédito le había de dar más tarde como ministro y como prelado, puesta al servicio de causas más justas y desinteresadas, por lo cual aumentó la saña de Carrillo, que le hizo trasladar a más dura prisión, a la torre de Santorcaz, que entonces era la cárcel de los clérigos viciosos y rebeldes de la diócesis.
Durante los siete años que sufrió de cautiverio, Cisneros estuvo completamente entregado a la oración y al estudio, logrando su libertad, bien porque el arzobispo se rindiera a tanta firmeza, o se cansara de perseguirle, bien porque cediese a los ruegos de su sobrina la condesa de Buendía. No quiso, sin embargo, Cisneros seguir bajo la jurisdicción de un prelado que tan severo y hasta cruel se le había manifestado, por lo cual permutó su beneficio con la capellanía mayor de la iglesia catedral de Sigüenza, a cuya cabeza estaba entonces el justamente célebre cardenal Mendoza."
    En este castillo también fueron encarcelados otros personajes ilustres como la Princesa de Éboli y Charles Watteville de Joux, embajador de España ante Inglaterra en tiempos de Felipe IV,  por un incidente en Londres con la delegación francesa en la que hubo varios muertos y heridos saliendo victoriosa la parte española y por lo que el rey francés Luis XIV expulsó al embajador español en París y amenazó de guerra a España si no se depuraban responsabilidades. Charles tuvo que volver a España y fue encarcelado durante cuatro años en Santorcaz, de él dijo el primer ministro inglés Lord Clarendon:

 "Wateville era un hombre rudo, que parecía del campo, pero que realmente conocía las intrigas de la corte mejor que la mayoría de los españoles, y, excepto cuando su pasión lo sorprendió, fue cauteloso y astuto en sus negociaciones".

martes, 27 de junio de 2017

DOS CITAS AL PUEBLO DESDE AMÉRICA EN S.XVI



Dos escritores nombraron a Torrelaguna, desde América en el S.XVI, por diferentes motivos, pero se encontraban opuestas sus ideas en cuanto a la explotación y abusos de los conquistadores sobre los indios.
Por un lado tenemos a favor de los conquistadores y al que los indios no le provocaban ninguna clase de compasión, como dejó escrito y defendió a GONZALO FERNÁNDEZ DE OVIEDO, Cronista de Indias, que escribió esto en la isla La Española (República Dominicana y Haiti) en 1556, en su obra "Quincuagenas":

Dichosa Tordelaguna
que tienes a Johan de Mena
cuya fama tanto suena
sin semejante niguna.
Él dejó tanta memoria
en el verso castellano,
que todos le dan la mano.
¡Dios le dé a él su gloria!

Por el otro, tenemos al padre franciscano JERÓNIMO DE MENDIETA, en cuánto a la denuncia de los abusos de los conquistadores y sus ansias de riqueza, que pasa a México en 1554 y en 1577 escribe desde allí la obra "HISTORIA ECLESIÁSTICA INDIANA", cuyo contenido fue tal que la Casa Real impidió su publicación y no fue impresa hasta 1870 en México y en la cual nombra al pueblo, alabando el trabajo de fray Pedro de San Sebastián en Nueva España:

"... y el dicho padre provincial las pasó bien grandes, por que hubo de ir a España y en la mar cayó en manos de ingleses, que lo llevaron a Inglaterra y rescatado murió en España, en el convento de Tordelaguna, de la provincia de Castilla."

*Imágenes de los libros: "HISTORIA GENERAL DE LAS INDIAS" de GONZALO FERNÁNDEZ DE OVIEDO e "HISTORIA ECLESIÁSTICA INDIANA" de JERÓNIMO DE MENDIETA.