lunes, 14 de agosto de 2017

CRÓNICAS DE MI DESTIERRO


MARTIN LUIS GUZMÁN FRANCO (Chihuahua, 6/10/1887 - Ciudad de México,22/12/1976), novelista mexicano considerado uno de los mayores exponentes de la "Novela de la Revolución" y uno de los principales autores realistas de las letras de su país. Tras estudiar en la Universidad Nacional se unió a la revolución iniciada en 1910 y sirvió en las fuerzas de Pancho Villa, al que representó en Ciudad de México durante la entrada de las fuerzas constitucionalistas en agosto de 1914. A raíz del golpe de estado de Victoriano Huerta, tuvo que exiliarse en Madrid desde principios de 1915 hasta febrero de 1916 y posteriormente en Nueva York. Sus experiencias de esa época fueron recuperadas en las "Crónicas de mi destierro" (1963).

Durante su vida ocupó diversos cargos diplomáticos, políticos y culturales. De 1924 a 1936 tuvo un segundo exilio español..."Madrid en el 36, era la ciudad en la que yo había vivido más tiempo seguido".

De su segundo exilio data su visita a Torrelaguna en 1926 que plasmó en sus "Crónicas de mi destierro" y del que podido copiar solo estos tres pequeños fragmentos del libro.




PD: Si algún lector supiera decirme como hacerme con el libro o copiar el capítulo dedicado a esta visita, le estaría agradecido.
PD (nueva): esta es una entrada antigua actualizada y no he querido quitar lo de conseguir el libro por los comentarios que se hicieron. Hace tiempo ya lo conseguí.

domingo, 13 de agosto de 2017

DE UN RUSO BLANCO Y UN MEJICANO VILLISTA


El exilio, es curiosa la historia, nos trajo hasta esta villa a dos personas, un ruso y un mejicano, que de una manera u otra plasmaron en su obra la visita, creo que radicalmente opuestas sus ideas políticas pues uno, el ruso, luchó con el Ejército Blanco, prozaristas que se enfrentaron a las fuerzas comunistas que surgieron con la revolución rusa; y el otro, el mejicano, muy joven se alistó voluntario en las fuerzas de Pancho Villa. Uno, el ruso, nos dejaría pintadas una serie de preciosas láminas y el otro, el mejicano, aunque no las conoció pues su visita fue anterior, bien les pega la frase que escribió sobre el pueblo en sus "Crónicas de mi Destierro":
















"...Luego, bajo un claro lunar indescriptible, Torrelaguna cobra, mientras la recorremos, la fisonomía fantástica de una ciudad que se desmorona, que se desgrana de modo inexplicable al lado de su río...Su antiguo vigor medieval parece seguir liquidándose después de una bancarrota prolongada durante siglos..."


Son MIGUEL OURVANTZOFF y MARTIN LUIS GUZMÁN, no hace falta decir cual es el ruso y cual el mejicano.