lunes, 26 de junio de 2017

EL GOBERNADOR DEL ARCHIPIÉLAGO DE JUAN FERNÁNDEZ

Algunas referencias sobre todo militares he encontrado del que fuera Gobernador del Archipiélago de Juan Fernández de 1794 a 1799, Fernando Amador y Amaya, uno de los últimos representantes del todavía grande imperio español al que muy pocos años le faltaba ya para empezar a desmoronarse con la rebelión de los virreinatos que dio lugar al nacimiento de numerosas repúblicas americanas.

Ingresa en el ejército en 1762 como cadete del Regimiento del Príncipe, encontrándose en 1765 en la campaña contra Portugal, en el sitio de Gibraltar donde ganó grado de Capitán del Regimiento de Dragones de Pavía en 1783, año que también solicita licencia para casarse.
El 15/2/1791 es nombrado Sargento Mayor de Dragones de la Frontera de Chile y al año siguiente el virrey le aprueba por orden real el anticipo de pagas.
En el viaje expedición de Don Luis de la Cruz del ilustre Cabildo de La Concepción de Chile, Fernando Amador de Amaya y ya coronel, como comandante del puesto de Ballenas, el último de la frontera, presta los últimos apoyos a dicha expedición "...que parte por tierras desconocidas y habitadas por indios bárbaros, intentando descubrir una ruta hasta Buenos Aires...".

En 1794 es nombrado ya Gobernador del Archipiélago de Juan Fernández al que llega con cien hombres, de su labor en las islas se sabe que mandó construir varias baterias defensivas, también hizo levantar una carta topográfica de ellas siendo publicada por vez primera y que mandó a la Corte española una relación-estudio importante sobre botánica, de los árboles, arbustos y vegetación existente en ellas.
El 24/11/1810 se le concede el retiro del ejército, debió de morir ya bien anciano pues en las guías de forasteros de Madrid aparece en las de 1816, 1821, 1822 y 1834.

23 comentarios:

La Dame Masquée dijo...

Increible que alguien que ingresó en el ejercito en 1762 siga vivo en 1834!
Realmente tuvo que ser muy longevo. Sobrevivió a todo: al ejército, a los viajes, al matrimonio (que no es poco) y a las enfermedades de la epoca.

Feliz tarde

bisous

JOSE EDUARDO DE VICENTE GARCIA dijo...

Pudo ingresar somo cadete con 16 años o menos con lo que hubiera nacido aproximadamente sobre 1746, con lo que los noventa es fácil que los cumpliera.
Viajar lo hizo y mucho, y aparte del matrimonio se salvó seguro de bastantes peligros.

Buena tarde, bisous.

Cayetano dijo...

Una larga vida dedicada al ejército. Me gustaría saber a qué edad se jubiló. Me imagino que tarde pues sirvió más de 40 años. Y más de veinte años cobrando jubilación. Militares de estos no son rentables. Jejeje.
Un saludo.

El Gaucho Santillán dijo...

Que vida, no solo larga, sino llena de acciòn.

Notable.

Un abrazo.

JOSE EDUARDO DE VICENTE GARCIA dijo...

Hombre Cayetano, algo quedaría en las arcas reales para pagarle su merecida jubilación, aparte que el hombre no le faltaban posibles, que donó a la iglesia de Torrelaguna, joyas y objetos de valor, más memorias para fiestas locales.

Cordial saludo.

JOSE EDUARDO DE VICENTE GARCIA dijo...

Gaucho bien cerquita de tu tierra debió estar sino la pisó.
Gracias por la puntuación, un abrazo.

desdelaterraza-viajaralahistoria dijo...

Siempre me ha llamado la atención cómo los jefes militares destinados a estos lugares exóticos se empleaban bien en el conocimiento del lugar preparando informes y estudios sobre la flora, fauna, levantando mapas...
Un hombre de provecho este don Fernando Amador. Un abrazo José Eduardo.

JOSE EDUARDO DE VICENTE GARCIA dijo...

La verdad que si se le nota interesado, en lo poco que he podido ir leyendo sobre él, además creo que sustituye a otro gobernador, no lo aseguro, que es destituido no de forma honrosa.
Un abrazo, Dlt.

CAROLVS II, HISPANIARVM ET INDIARVM REX dijo...

Interesante, pero que muy interesante entrada amigo José Eduardo. El archipiélago de Juan Fernández era uno de esos muchos territorios periféricos del Imperio apenas conocidos, como las Islas Marianas, Palaos, Carolinas o las norteñas del Virreinato de Nueva España que llegó incluso hasta la actual Alaska.

Un saludo.

JOSE EDUARDO DE VICENTE GARCIA dijo...

O la Isla de Guam que perdimos cuando la Guerra de Cuba, de una forma al estilo de los chistes de Gila.

Un saludo.

PACO HIDALGO dijo...

Seguro que este militar no pasó a la reserva activa a los 55 años, como los actuales; eran otros tiempos, José Eduardo. Saludos.

Jorge García Torrego dijo...

Y pensar que este hombre, aunque fuera por poco tiempo, andó por las mismas calles que ahora pisamos. Ves, esas cosas no pasan en ciudades fantasma y sin historia como las "Móstoles, Parla, Getafe...". Nada, no se puede comparar.
Un abrazo y gracias por el trabajo.

◊ Dissortat ◊ dijo...

Una larga carrera al servicio de la Monarquía, pero si tenemos en cuenta su longevidad...

Saludos

Retablo de la Vida Antigua dijo...

Siempre alabamos el siglo XVI pero el XVIII español dio unos tipos para quitarse el sombrero.

Saludos.

larami dijo...

Excelente entrada como continuación de la anteriro. Felicidades y gracias

CarmenBéjar dijo...

Un personaje muy interesante, José Vicente. A saber qué vida llevaría el gobernador estando en esas islas paradisiacas... muy mala estancia no tuvo que ser.

Por cierto, Jose Vicente, ayer ví Torrelaguna en la biografía de Geoffrey Parker sobre Felipe II. Parece ser que en su regreso a España, cuando la Inquisición le seguía los talones, el cardenal de Toledo Carranza permaneció una noche en Torrelaguna, Podría ser tema de alguna entrada.

Saludos

JOSE EDUARDO DE VICENTE GARCIA dijo...

PACO HIDALGO, hechando más o menos las cuentas se le concede el retiro del ejército con unos 65 años.

JORGE, estoy de acuerdo contigo muchas eran aldeas al lado de Madrid que se convirtieron en ciudades dormitorio de la noche a la mañana por los años 60, pero respecto a historia sácame a Móstoles de la lista.

DISSORTAT, tu te alías con Cayetano, que preocupación por las Arcas de La Corona.

RETABLO, si señor, era otro tipo de ejército, fieles, leales, caballeros, comparado con el desastroso del siglo XVIII que en cuánto acabó la guerra de la Independencia iban más a sus intereses y golpistas cada dos por tres.

LARAMI, la anterior está escrita hace unos dos años y era como presentación esta se la debía a Fernando Amador de Amaya.

CARMEN, para nada estas islas son paradisiácas, hace un año justo las castigo un tsunami, están demasiado al sur y pueden ser frías en invierno su terreno es muy accidentado.
Gracias por lo de CARRANZA pero ya tengo una entrada: ¡ABRID AL SANTO OFICIO!
http://gelaguna.blogspot.com/2010/02/bartolome-carranza-y-la-inquisicion.html.

UN ABRAZO AMIGOS.

Sergio dijo...

Hola Jose,

excelente entrada que me hizo conocer un poco mejor la Historia de tu país.

Gracias por compartir.

Te dejo saludos argentinos,

Sergio.

CarmenBéjar dijo...

Pues no sabía que tenías una entrada sobre Carranza. Gracias.

JOSE EDUARDO DE VICENTE GARCIA dijo...

Sergio, me alegro que te gustara, la historia de nuestros países está muy entrelazada.

Un saludo.

JOSE EDUARDO DE VICENTE GARCIA dijo...

Carmen, eran terrenos estos de su diócesis y seguro que pisó el pueblo muchas veces, aparte de ser detenido aquí por la Inquisición.

Un saludo.

Pedro de Mingo dijo...

Gracias a su entrada he aprendido un poco más de geografía, usando el google maps me he enterado de dónde está el Archipiélago de Juán Fernández y leyendo curiosidades he aprendido que son famosas por la novela Robinson Crusoe, tanto es así que en 1966, se cambiaron los nombres de las dos principales islas del archipiélago: Más a Tierra por Robinson Crusoe y Más Afuera por Alejandro Selkirk.

Su entrada genial como siempre :-))

JOSE EDUARDO DE VICENTE GARCIA dijo...

Gracias Pedro, diremos también que la otra isla se llama Santa Clara y que han sido declaradas Parques naturales.
Un saludo.