jueves, 25 de julio de 2013

UN MAESTRO DE ESCUELA DEL SIGLO XIX


   Juan Macho Moreno, (Riba de Saelices, Guadalajara, 28/12/1849 - Alicante, 28/5/1912). Ocupó varios destinos por diferentes pueblos de la geografía española como representante de lo que se llamaba entonces Maestro de Primera Enseñanza Normal; tomó posesión de la escuela de Torrelaguna el 29/3/1881 y asistió como representante del Ayuntamiento de Torrelaguna al Congreso Nacional Pedagógico celebrado en Madrid en 1882, en el que tuvo intervención. En 1891 es destinado a la isla de Puerto Rico, desempeñando diversos cargos de maestro e inspector de escuelas, allí le pillaría la declaración de guerra por parte de los Estados Unidos en 1898 y participó en la defensa de la Plaza de San Juan de Puerto Rico como teniente del Batallón de Tiradores nª 1, creado expresamente para la defensa de la isla. Con la pérdida de la guerra y de los últimos territorios españoles en América (Cuba, Puerto Rico) y en el Pacífico (Filipinas, Guam), vuelve a España y es destinado en Alicante donde ejerció la dirección de la Escuela Normal de Maestros hasta su fallecimiento.

Bibliografía:

6 comentarios:

Cayetano dijo...

Aquellos maestros antiguos eran héroes nacionales. Destinos lejos del hogar, aulas atiborradas de muchachos de todas las edades, poco sueldo... Bueno, la verdad es que volvemos casi a ir por el mismo camino, con un añadido, y es que antiguamente el maestro tenía autoridad frente a los padres y estaba bien considerado.
Un saludo.

Eduardo de Vicente dijo...

Así es Cayuetano y lo que anduvo este hombre en sus diferentes destinos no fue poco, hasta participó en la defensa de las últimas posesiones en ultramar.
Un saludo y buen verano.

Mari-Pi-R dijo...

Pues su carrera de maestro le hizo conocer otros mundos y servir a la patria.
Un abrazo

Eduardo de Vicente dijo...

Mari-Pi-R, momento crucial le tocó vivir, este del 98, de una España que todavía guardaba territorios de su pasado imperial e iba a perderlos todos de golpe y encerrarse en si misma. Menos mal que se salvaron Las Canarias pues estuvieron bajo el punto de mira, también de caer. Un imperio nacía, el yanqui, y otro terminaba por desaparecer, el español.

Un abrazo.

lar-ami dijo...

Estos primeros maestros fueron una leyenda, por su vocacion y escasos ingresos (mas hambre que un maestro de escuela). Hasta que el Conde de Romanones creo la escuela pública; un monumento en Guadalajara lo recuerda.

desdelaterraza-viajaralahistoria dijo...

Ejercer en aquellas condiciones debía tener una componente vocacional indudable.
Un abrazo.