martes, 28 de mayo de 2013

LIBRO BECERRO DE LA UNIVERSIDAD DE ALCALÁ DE HENARES

 Un Libro Becerro es un códice medieval en el cual eran copiados los privilegios de las iglesias, monasterios o en este caso de la Universidad de Alcalá de Henares, relacionada con Torrelaguna por medio del Cardenal Cisneros y unos juros sobre alcabalas.

Los juros son contratos celebrados entre el Rey y una persona o colectivo que entregaba al rey un capital a cambio de la concesión del privilegio de cobrar una parte de determinados impuestos. La alcabala fue un impuesto indirecto regio que gravaba las ventas e intercambios de bienes muebles e inmuebles en la Corona de Castilla.



                               Patio de la Universidad de Alcalá - FotoNostra

Paso al blog este artículo-resumen de LUIS MIGUEL GUTIÉRREZ TORRECILLA sobre el  "Libro becerro de los juros, censos, beneficios, préstamos, rentas, propiedades y posesiones de la Universidad de Alcalá de Henares", perteneciente al Archivo Histórico Nacional:

"En las Constituciones, título XXIV, Cisneros puso especial cuidado para que se anotasen adecuadamente en un libro las propiedades, posesiones y rentas del colegio y universidad. Y así se hizo en 1512, siendo en ese año tesorero Juan Martínez de Cardeña. Este libro que ha pasado casi desapercibido a los historiadores sobre la Universidad, es una fuente básica para conocer los bienes fundacionales. No sólo el contenido es singular, también sus características físicas que denotan su vocación de perdurabilidad: de pergamino, con una buena encuadernación, letra gótica de elegante caligrafía y artísticas letras capitales.

Las rentas y posesiones de la Universidad procedían de varias fuentes: de la fortuna personal del Cardenal, invertida en buena parte en la compra de terrenos en Alcalá de Henares, construcción de edificios, compra de casas, inversiones en censos perpetuos y al quitar, utensilios para el refectorio y donación de libros.
Importante por su montante económico fue la compra al rey de parte de las rentas producidas por el impuesto de la alcabala. Del Papa consiguió privilegios para enajenar rentas eclesiásticas vinculadas a beneficios y préstamos. Junto a estas rentas hay que señalar además el molino del Borgoñón, en el río Henares, propiedades agrícolas en Ajalvir y Anchuelo, la participación en el pósito de la villa de Alcalá y propiedades del Priorato de Santuy. Con todo ello el fundador deseo dejar rentas perpetuas que permitieran a la Universidad durar varios siglos, como así realmente fue.

La organización de los temas económicos estaba en manos de cuatro personas: el escribano de rentas, el receptor general, el mayordomo de cobro y el mayordomo de censos y alquileres. En 1514 se redactaron unos estatutos como las obligaciones de estos oficios.

Este interesante libro contiene los siguientes apartados: la relación de juros sobre alcabalas que la universidad tenía en diferentes villas y pueblos (en Alcalá de Henares, en Talamanca, en Uceda, en Torrelaguna, etc.), relación de los censos perpetuos y al quitar, de las casas -en un número alrededor de cincuenta-. De interés para los historiadores del arte es la minuciosa descripción del tesoro (cruces, cálices, ornamentos y reliquias) de la Iglesia de San Ildefonso. El mismo cuidado que se puso en la descripción pormenorizada de piezas de alto valor artístico se tuvo también con los útiles de cocina y del refectorio, cosas comunes de cobre o cerámica, como cántaros, braseros, tacillas, platos o cubiertos. Igualmente singular es el inventario, el primero de todos los que a lo largo de los siglos se hicieron, de la librería o biblioteca; hecho en latín contiene anotaciones de joyas bibliográficas como la colección de biblias góticas y hebreas. La biblioteca estaba organizada en diez plúteos con libros en la parte superior e inferior. Continua este excepcional inventario con la relación de bulas y privilegios que tenía el colegio y todos los censos otorgados de las propiedades a decenas de vecinos y comunidades de Alcalá. Extensa es la parte que relaciona todos los beneficios, préstamos y medios préstamos, con las fechas de aceptación. Son 16 curatos, 35 beneficios eclesiásticos y 50 préstamos, más los 5 fundados por el arzobispo Carrillo.

Con toda esta ingente dotación económica, en dinero, posesiones y propiedades, surgió la Universidad de Alcalá a principios del siglo XVI. La cantidad y valor de ellas reflejan con claridad la amplitud del proyecto fundacional cisneriano."

Por último decir que me ha alegrado encontrar que mencionen en el documento Santuy por la entrada que hice sobre: BOCIGANO

11 comentarios:

Pablo Herrero Hernández dijo...

Querido amigo Eduardo: Gracias por este interesante artículo sobre esa joya bibliográfica. Un saludo muy cordial.

Cayetano dijo...

Curioso nombre ese de "libros becerros".
¿Los privilegios que disfrutan hoy algunos se les seguirá llamando así?
Un saludo.

PACO HIDALGO dijo...

Torrelaguna sigue estando presente en esos privilegios y libros de alcabalas, como lo demuestra este Libro Becerro (que como dice, Cayetano, tiene guasa el nombre). Saludos.

RETABLO dijo...

Los juros fueron, en efecto, una inversión muy frecuente en la España de los Austrias. No dudó, sin embargo, la Real Hacienda en retrasarse en sus pagos, amortizarlos e incluso recortar los réditos correspondientes.

Recibe un saludo.

Carmen Cascón dijo...

Las garras del todopoderoso arzobispo de Toledo y cardenal llegaban hasta Torrelaguna, por lo que veo; todo era poco para su ansiada universidad de Alcalá de Henares, en la que había puesto todo su empeño, única misión que le salva de tantos desmanes como cometió contra musulmanes y judíos.
Un slaudo

Carolina dijo...

Joyas de Torrelaguna.
Saludos.

lar-ami dijo...

Sería interesante ver en ese becerro de la Universidad si figuraba un despoblado, San Agustin, situado en las cercanías de valdepeñas de la Sierra. ¿Tienes el enlace? Saludos

Eduardo de Vicente dijo...

Una obra magna la del Cardenal en Alcalá que perdura en el tiempo.

CARMEN no tuvo que andar mucho el Cardenal, era nacido aquí, y entre algunas cosas más buenas que hizo fue por ejemplo el edificio del actual ayuntamiento de Torrelaguna, antiguo pósito para almacenar grano dejando algo para los que no tenían nada y en algunos pueblos más también los hizo.

LARAMI el enlace donde lo recogí lo copié entero y es lo que pone en la entrada, no obstante estaré al tanto no sabia lo de ese despoblado tan cercano, ya te comentaré.

Saludos para todos.

Paco Muñoz dijo...

¿Qué significado tiene lo de becerro, porque aquí en Andalucía no hay duda? Seguro que significa otra cosa.
Un abrazo.

Eduardo de Vicente dijo...

Pues no lo se ciertamente Paco, pudiera ser que en un principio, dada la antigüedad de estos libros, se encuadernaran en piel curtida de becerro y de hay quedara el nombre, pero es una suposición.

Un abrazo.

Paco Muñoz dijo...

San Google y Wikipedia dice lo que tú: "denominado “libro becerro” por estar escrito sobre pergamino obtenido de la piel de un becerro, "
Un abrazo.