sábado, 3 de diciembre de 2011

III. NOTICIAS DESDE EL DORADO

En 1596 desde la Isla Trinidad  partiría la última expedición en vida de Felipe II hacia El Dorado para adentrarse en  Guyana, lo que se conocía como un territorio extenso de costa entre el Amazonas y el Orinoco.
Los franciscanos que partieron de Tordelaguna como miembros de esta expedición eran:  fray Lorenzo de Luna de 30 años, fray Gerónimo de Peña de 26, fray Juan de Manosalvas de 26 y  fray Pablo Barrasa de 25, también los acompañaba Juan de Moya, hermano del cura de Tordelaguna.
Fueron cerca de quinientas personas, incluídas mujeres y niños, los embarcados en esta expedición y como todo lo relacionado con El Dorado acabaría demasiado mal.

(continuará...)

12 comentarios:

mariac dijo...

Las gentes de Torrelaguna aman la aventura, sobretodo en aquellos tiempos, es preciosa la foto que has puesto.
Un abrazo

desdelaterraza-viajaralahistoria dijo...

Ya advertí que la selva es peligrosa, pero los hombres también. Ya veremos cual es la causa del trágico final de esta expedición, que ni los frailes pudieron evitar. Quedo a la espera. Un abrazo.

◊ Dissortat ◊ dijo...

Ya vemos que los tordelagunenses eran muy emprendedores. Digo yo que si llegan a saber lo que les esperaba...

¿Has visto la peli de W. Herzog?

Un saludo

La Dame Masquée dijo...

Auténticos aventureros. Qué valor embarcarse en una expedición como esa, con todas las penalidades que aguardaban entonces en los viajes.

Feliz domingo

Bisous

Cayetano dijo...

Buscar el paraíso en nuestro planeta suele acabar en frustración.
Me sé de uno que si llega a saber el final de la historia no hubiera abandonado Torrelaguna.
Un saludo.

Eduardo de Vicente dijo...

Como bien dice Cayetano buscaban el paraíso y encontraron el infierno.
Los frailes puede ser que fueran voluntarios pero La Corona deseaba mandarlos en ella.
Muy buena la película "Aguirre, la cólera de Dios", Dissortat, me gustó, pero históricamente mezcla dos expediciones distintas la de Orellana en la que iba el fraile Gaspar de Carvajal y que fue como veinte años antes que la de Aguirre.

Abrazos para todos.

Juan dijo...

Ignoraba que en esta desgraciada expedición estuviese también Torrelaguna como protagonista. Me imagino esos frailes que estaban acostumbrados a su meseta castellana y a los páramos de las afueras de Madrid, llegar a esas selvas tan inhóspitas y tan llenas de mosquitos y de indios con ganas de cortarles y reducirles la cabeza.
Saludos

Eduardo de Vicente dijo...

Veremos como va acabando Juan, no lo tengo preparado aún ando leyendo cosas sobre ella.

Saludos.
(El choque de las gentes de la península con la nueva naturaleza americana debió ser grandioso)

PACO HIDALGO dijo...

Estaba claro que esta aventura por la durísima selva no podía acabar muy bien, aunque fuese gente de Torrelaguna. Saludos, Eduardo.

Eduardo de Vicente dijo...

Las expediciones por una selva virgen están siempre llenas de peligros, hasta hoy en día y eso que contamos con más avances tecnológicos para hacerla más llevadera, pero bueno esto pronto acabavará en cuanto deje de haber selva y solo queden parques temáticos. Una pena. Saludos Paco.

lar-ami dijo...

Incluso aunque no sea ni selva ni virgen, una expedicion por tierras tropicales presenta dificultades (mosquitos, clima, plantas deconocidas, manglares, pantanos, animales,..) para los europeos, por desconocimiento.
Por ejemplo, por el parque natural de Wekiwa en Orlando. Saludos

Eduardo de Vicente dijo...

De todas las maneras y pese a sus dificultades estas expediciones en esos tiempos eran algo a mi entender grandioso, ese afán por reconocer tierras ignotas.

Saludos Lar-ami