domingo, 6 de noviembre de 2011

MELCHOR LIÑAN, UN VIRREY EN TIEMPOS DE CARLOS II

Entrada conmemorativa del 350 aniversario por el nacimiento de Carlos II, "El Hechizado", un proyecto en el que se puede participar contando algo de su reinado, del blog:
 http://reinadodecarlosii.blogspot.com/



Cuenta una historia del municipio de Ocaña en Colombia que en 1664, estando todas las tribus pacificadas, había una "los búrburas" que aún andaba dando guerra a los soldados españoles. Los de la inquisición para vengarse encarcelaron a una joven mestiza Leonelda Hernández, acusándola de brujería; debían llevarla ante el tribunal eclesiástico, pero acababa de llegar un obispo nuevo, que por lo visto no le gustaba andar quemando muchachas en la hoguera, con lo que los corchetes temiendo su perdón decidieron ajusticiarla en el trayecto. El pueblo viendo las intenciones se les echó encima y matando al capitán, liberó a Leonelda que huyó con los indios a la selva.

El obispo en cuestión era MELCHOR LIÑAN Y CISNEROS, nacido en Torrelaguna en 1629, que había llegado a América en 1664, nombrado por la Corona como obispo de Santa Marta (la que en la cumbia cantan que "tiene tren pero no tiene tranvía") y que llegaría a ser todo un VIRREY DEL PERÚ de 1678 a 1681.

En su gobierno incorporó a la Universidad de Lima la enseñanza permanente de las matemáticas y el estudio de la cosmografía. Imprimió en 1680 "Las leyes de Indias", tras consultar con el rey, que debían regir las colonias españolas que los historiadores las han considerado justas desde el punto de vista moral y defectuosas en cuánto a economía y administración, aunque y recojo de uno: "puede afirmarse que no fue de penuria la situación bajo el gobierno de Liñan, que hablando de la hacienda, decía que era preciso guardarla de los muchos que la guardaban".

Contuvo una sublevación de indios yagueríes y luego retiró la tropa para enconmendar su adoctrinamiento a los padres franciscanos.
Durante su virreinato los piratas asaltaron Portobelo, Cartagena de Indias, Santa Marta y algunas islas, enterado Melchor Liñán mandó armar una flota de naves que salieron en su busca, lo que hizo que  se dispersaran unos y otros volvieran presurosos a Inglaterra.

Trás el virreinato, que solía durar cuatro años, quedó como arzobispo de Lima hasta su muerte en 1708.
La corona, en reconocimiento a sus servicios, le concedió el título de Conde de  Puebla de Valles en Guadalajara, por su condición religiosa el título se lo cedió a su hermano José Liñan y Cisneros.

20 comentarios:

Cayetano dijo...

No podía faltar en el aniversario de hoy un personaje ilustre de Tordelaguna, dado además a la misericordia típica de un cargo religioso.
Vaya con los "corchetes". Eso se llama tomerse la justicia por su mano.
Un saludo.

PACO HIDALGO dijo...

Asumo lo que dice Cayetano: tenía que haber un natural de Torrelaguna en la historia del reinado de Carlos II. Este obispo era justo y no le gustaba la hoguera, gobernó adecuadamente en el Virreinato del Perú y luchó contra los piratas.
Nuestra historia menuda esta repleta de acontecimientos livianos como éste. Un abrazo Eduardo.

Paco Muñoz dijo...

Cada día que pasa me asombro más de la capacidad de Torrelaguna para echar al mundo celebridades, de todo signo. Teniendo en cuenta los habitantes por esa época, es de valorar el índice tan alto de privilegiados que salían de allí, y los que llegaban a la villa.

Senovilla dijo...

Me gustan estas iniciativas porque acabo siempre empapado de saber gracias a vuestros generosos aportes.

Excelente querido amigo.

Una abrazo.

desdelaterraza-viajaralahistoria dijo...

Pues aunque sea repertirme en lo dicho por los anteriores amigos, mientra leía el relato americano en tiempos de Carlos II iba pensando: ¿Será capaz el amigo Eduardo de olvidarse de Torrelaguna por un día? Pocas líneas han hecho falta para contestar a la pregunta, jejeje. Un virrey y arzobispo nada menos es el protagonista de este interesante artículo. Como siempre, ha sido un placer leerte. Un abrazo.

Magnolia dijo...

Por suerte para la joven mestiza llegó vuestro paisano el virrey, de no ser por él la achicharran los de la Inquisión o la matan los soldados. Gobernadores como este buen señor hubiera hecho falta en las colonias porque hubo cada uno que se pasaba por los cerros de Úbeda las órdenes reales y hacía a su santa voluntad. Te felicito por el excelente artículo.

Un abrazo, feliz domingo

La Dame Masquée dijo...

Monsieur, no me lo puedo creer! O sea, que le propongan el tema que le propongan, usted encuentra un personaje de Torrelaguna. Y además, como en esta ocasión, una historia sumamente interesante.

Feliz domingo

Bisous

CarmenBéjar dijo...

Un personaje de la corte de Carlos II muy a tener en cuenta. Has tenido suerte de poder contar entre tus vecinos del pasado uno tan ilustre y de esta forma conmemorar el nacimiento de Carlos II.
Abrazos

CAROLVS II, HISPANIARVM ET INDIARVM REX dijo...

Ilustre vecino de Torrelaguna este Liñan que llegó a ser virrey del Perú y por lo visto tuvo un papel fundamental en la educación y cultura de aquellas tierras.

Un abrazo amigo y gracias por colaborar.

◊ Dissortat ◊ dijo...

Vaya, otro torrelagunense ilustre.

Saludos

RETABLO DE LA VIDA ANTIGUA dijo...

Liñán era uno de esos hombres hechos para mandar. Así se explica que el Imperio no se hundiera y aguantase durante un siglo y medio más.

Saludos e interesantísimo trabajo.

Juan dijo...

Gracias a tí me dí cuenta de que ese virrey del Perú era paisano de nuestra Comunidad. Un buen gobernante de los pocos que da este país, como el cardenal Cisneros. Entre Liñán y el gran obsipo del Cuzco, Mollinedo y Angulo, dieron un buen periodo a ese país sudamericano tan entrañable para mí.
Saludos Eduardo.

mariac dijo...

Me ha sorprendido que en tiempos de Carlos II un habitante de Torrelaguna haya puesto su granito de arena en Peru como virrey, y a pesar de la Inquisiciòn no condenò a la joven mestiza a perecer en la hoguera
Un abrazo

Valverde de Lucerna dijo...

Se agradece que haya personas como este obispo en la historia, siempre dada a resaltar otros personajes y dejar en el olvido a otros que se merecen un reconocimiento.

Eduardo de Vicente dijo...

Gracias a todos por los comentarios, la verdad que sí coincido con muchos en que Liñan fue una persona honesta y creo que eso se lo reconoce la historia por lo que he leído de él.

Su nombramiento de virrey me he dado cuenta que coincide con el gobierno del hermano bastardo del rey Don Juan José, quizá la época más auténtica del reinado de Carlos II.

En Torrelaguna tiene una calle dedicada y fue cura del pueblo en sus inicios, también fundó una capilla en la iglesia.

Abrazos para todos.

PD:

DLT, lo había pensado hablar de otro tema sin mencionar Torrelaguna, pero claro habría ido al blog: Ínsula Placebo.

JUAN, "de casta le viene al galgo", eso de buen gobernante, descendía de la familia de Cisneros, el gran cardenal.

lar-ami dijo...

A los de Puebla de Valles nos cabe el honor de haber sido condado de Melchor Liñan, un hombre honesto a pesar de los dificiles tiempos que le tocó vivir.

Excelente trabajo, amigo. Como siempre. Un abrazo

Eduardo de Vicente dijo...

Gracias lar-ami.
Un abrazo.

Ernesto Cisneros dijo...

Sabèis qué el Virrey y Arzobispo de Lima, don Melchor Liñan y Cisneros està enterrado en la Capilla del Sagrario de la Catedral de Lima debajo del Altar de dicha Capilla qué el mandoa construir para que allí descanse sus restos. a todos vosotros
un saludo
Ernesto Cisneros V.

Eduardo de Vicente dijo...

Gracias por tu aporte Ernesto y haberte hecho seguidor del blog como ya he visto. Te dejo el enlace de otra entrada sobre Melchor Liñan, otro de los Cisneros emparentados con el gran Cardenal, que tan buen recuerdo y obras dejaron en Torrelaguna.

Un cordial saludo.
PD: ¿No tienes blog?, al pinchar en tu imagen solo me salen los que sigues.

Eduardo de Vicente dijo...

Ernesto, el enlace que se me olvidaba:

http://gelaguna.blogspot.com.es/2010/02/el-condado-de-la-puebla-de-valles.html