martes, 25 de octubre de 2011

EL DESTIERRO DE MARÍA DEL CARMEN

El destierro en tu mismo país era un castigo que antiguamente se utilizaba mucho, alejarte del lugar donde habitabas o habías nacido a regiones más lejanas, por algún delito cometido o simplemente por política, como el que sufrió en este caso María del Carmen Villavicencio de Fulgosio, desterrada a Torrelaguna en la década de los treinta del s.XIX, por ser la madre de tres militares: Dámaso, José y Francisco Fulgosio y Villavicencio, partidarios de Don Carlos y no de Isabel, en la sucesión al trono tras la muerte de Fernando VII.


El convenio de Vergara de 1839, que puso fin a la primera guerra carlista, en el que firmarían entre otros Francisco como Brigadier y José como coronel del ejército carlista, los rehabilitaría al nuevo ejército isabelino.

En 1841 Dámaso y José se implicarían en otro suceso que tiene relación con Torrelaguna a través del general Manuel Gutiérrez de la Concha, otro de los implicados en el asalto al Palacio Real para hacerse con la niña reina Isabel II y sacar del poder a Espartero, golpe fallido, Dámaso al igual que el general Diego de León sería detenido y fusilado, José tuvo más suerte al igual que Manuel Gutiérrez de la Concha que pudo huir a Italia, él lo hizo a Portugal.

20 comentarios:

lar-ami dijo...

Felicidades por esta excelente entrada. El destierro fue muy por la represion franquista tras la guerra, obligando a los castigados a marcharse de su pueblo sin posibilidad de regreso en x años. Algunos no volvieron nunca. Saludos

mariac dijo...

En aquella época y devido a los medios de transporte que existian el destierro debia de ser terrible aunque fuera en el mismo pais.
Un abrazo
Maria

RETABLO DE LA VIDA ANTIGUA dijo...

Hubo, además de los confinamientos, un casi desconocido exilio carlista.

Saludos.

Eduardo de Vicente dijo...

Cierto es Lar-ami que la dictadura franquista utilizó también mucho este castigo de alejar a determinadas personas que habían cooperado con la república a regiones que no eran las suyas, conocemos mucho del exilio pero no de este interior que como digo se dio mucho.

Saludos.

Eduardo de Vicente dijo...

Seguramente así fue Mariac, aunque no era cárcel se estaría continuamente vigilado y presionado.

Un abrazo.

Eduardo de Vicente dijo...

El carlismo y sus guerras ocupó buenas partes del s. XIX. España en pura ebullición todo ese siglo y parte del siguiente.

Saludos Don Retablo...

Cayetano dijo...

Eran carlistas y además reincidentes.
Lo del destierro era un sistema de "alejamiento" que viene de antiguo. Ya los griegos de la época antigua lo practicaban y le llamaban "ostracismo". Una de las peores condenas.
Un saludo.

El Gaucho Santillán dijo...

Momento.

Desterraban a alguien, y lo mandaban a Torrelaguna?

Que clase de destierro era èse?

Torrelaguna es hermoso.

Un abrazo.

Eduardo de Vicente dijo...

Cayetano figura esta la del destierro muy prácticada por los gobiernos para aislar a los enemigos. En el asalto al Palacio Real ya pertenecían a facciones digamos isabelinas.

Saludos.

Eduardo de Vicente dijo...

Gaucho, fácil, tenerla controlada dentro de territorio isabelino. La madre de otro general carlista, Ramón Cabrera "El Tigre del Maestrazgo", sería fusilada en represalia a las acciones de su hijo.

Un abrazo.

Igor dijo...

Apuesto porque el destierro se reimplante...
De la guerra carlista. Poco se ha hablado. Es un período también apasionante y no entiendo el poco interés que hay en él.
Saludos.
Guapa esa ilustración.

Juan dijo...

Carambita con los tres hermanitos tan fieles a la cuasa de don Carlos. La mamá tuvo que pagar las veleidades de su hijos. De todas formas, que no se quejasen, pues Torrelaguna era un bien sítio para irse desterrado... mejor que a galeras ¿no crees? De todas formas no eran buenas circunstancias para hacer turismo por la villa castellano-matriense y cuna del cardenal.
Saludos Eduardo.

CarmenBéjar dijo...

Y la madre, mientras tanto, confinada a su destierro en Torrelaguna. Los hijos de acuerdo que podían ser peligrosos, pero ¿y doña Carmen? ¿También lo era?
Saludos

Eduardo de Vicente dijo...

Igor, realmente interesante este tiempo de las guerras carlistas y sus facciones, muy entretenido para leer todos los sucesos acaecidos.

Saludos.

Eduardo de Vicente dijo...

No sé Juan como fue el destierro de María del Carmen en Torrelaguna, pero creo anda escrito, a lo mejor estuvo en algún convento o protegida en casa de la familia del general De la Concha, viendo de todas las formas lo que le pasó a la madre de Cabrera para echarse a temblar. Tenemos otro destierro en 1839 que duró cinco años, en este caso de una monja más famosa y "de armas tomar", ya hablaremos de ello.

Saludos.

Eduardo de Vicente dijo...

Una medida de presión hacia los hijos, Carmen.

Saludos.

Lorenzo "el Retronauta" dijo...

Que culpa tendría la pobre madre de que los hijos se dedicaran a la pólitica. Me recuerda la estupidez en el ejercito español antiguamente de arrestar un automóvil o una yegua si habia ocurrido algun percance.
Saludos amigo!

Eduardo de Vicente dijo...

Así estaban las cosas Lorenzo.
O algún cañon que también los había, difícil levantar ese arresto, jajaja.

Saludos.

C.G. Aparicio dijo...

¡¡Cuántos han sido los que, como esta mujer, han sufrido el destierro por causas absurdas!! De todas formas, no les tocó un destino malo... había otros que sufrían y mucho dependiendo de la zona donde les llevaran...

Un saludo!!

Eduardo de Vicente dijo...

C.G., una medida de castigo pero aún así preferible a la cárcel.

Un saludo.