viernes, 16 de abril de 2010

LOS COMUNEROS

Junto con la revuelta de las Germanías de Valencia y de Mallorca, la guerra de las Comunidades de Castilla, 1520-1522, fue la primera revolución de la época moderna representando la lucha de la burguesía municipal contra la realeza y la nobleza, el primer intento moderno de constitucionalismo antiabsolutista, precedente lejano del liberalismo de nuestra Edad Contemporánea en Toledo se llegó hablar de un sistema republicano.
Tras la derrota de las tropas comuneras en Villalar con las ejecuciónes de Padilla, Bravo y Maldonado dejaron descabezada la revuelta.

Hubo algún cabecilla más como la viuda de Padilla, María Pacheco en Toledo, Pedro de Ayala, Conde de Salvatierra, el único noble adherido con una tropa de dos mil hombres al movimiento comunero y el obispo de Zamora, Antonio de Acuña, que al estilo, trescientos años antes, de los "curas trabucaires" de la guerra de la Independencia, organizó una tropa e hizo campaña por toda la Tierra de Campos y hostigado por las tropas del Conde de Benavente se refugió unos días en Torrelaguna desde donde anunció que iba a tomar posesión del Arzobispado de Toledo lo que levantó el entusiasmo de los partidarios comuneros e hizo que fuese recibido con vítores en Alcalá de Henares, dirigiéndose posteriormente a Toledo el último foco de resistencia.

La victoria de Carlos I y su posterior perdón general no incluyó a María Pacheco, que siguió resistiendo en Toledo y en la toma de la ciudad por las tropas realistas logró huir a Portugal, donde moriría exiliada, ni tampoco a Antonio de Acuña, encarcelado en el Castillo de Simancas al no poderse ejecutar a un religioso, pero que al final lo sería por un intento de fuga el 24/3/1526, hecho por el que Carlos I fue excomulgado "por ordenar el ajusticiamiento de un prelado de la iglesia" lo que influyó en las malas relaciones que mantenía en esta época con el papado que acabarían con el "saco de Roma" de 1527.

*Cuadros: 1º- La ejecución de Padilla, Bravo y Maldonado en Villalar de Antonio Gisbert.
2º- Comunicado a María Pacheco de la ejecución de su marido de Vicente Borrás

4 comentarios:

Paco Muñoz dijo...

Eduardo veo como vas teniendo mas admiradores, poco a poco, y me alegro porque eres merecedor de ello por tu interés en sacar a la luz pequeños retazos de tu tierra.
Este episodio de la historia que retratas, siempre me ha generado simpatía. Será por la lucha contra el poder absoluto, por el idealismo de unos cuantos, aunque por otro lado, es tan complejo el tema de la historia y tan manipulable a voluntad, que me hace muchas veces cuestionar, que lo escrito no son verdades absolutas.
Enhorabuena por tu labor. Que sepas que leo todo lo que publicas, lo considero una obligación mía como seguidor de tu blog que soy, y admirador.
Un abrazo.

Eduardo dijo...

A pesar de ser historia también en ella entran las emociones como en la literatura y otras artes;la imaginación también lleva su parte:
¿Que hubiese pasado si triunfan los comuneros?.

Yo también te leo y de vez en cuando alguno de tus amigos.
Otro abrazo.

lar-ami dijo...

Una vez más nos das a conocer la importancia de Torrelaguna en la Historia, tan poco reconocida. Un abrazo

Eduardo de Vicente dijo...

No se implicó Tordelaguna en la guerra simplemente a Acuña y sus tropas les dejaron pasar, descansar y seguir su camino hacia Toledo.

Un abrazo lar-ami.