martes, 9 de febrero de 2010

EL CONDADO DE LA PUEBLA DE VALLES


Si hay un título nobiliario de auténticos hijos de Torrelaguna es este en sus principios.
La Corona se lo entregó como reconocimiento a sus servicios a MELCHOR LIÑAN Y CISNEROS, virrey del Perú y arzobispo de Lima, el cual por su condición religiosa lo cedió a su hermano JOSÉ, que al morir sin descendencia pasó al hijo de una hermana de ambos, ISABEL, que estaba casada con ALONSO DE VALENZUELA Y SOTO, alcalde de los hijosdalgo de Torrelaguna.
Este sobrino del virrey se llamó MELCHOR DE VALENZUELA Y LIÑAN (Buitrago,17/2/1671-Torrelaguna,21/4/1726), casó con IGNACIA PEREZ DE LA TORRE, natural de Pedraza y tuvieron tres hijos varones nacidos en el pueblo, esta torrelagunidad se iría diluyendo poco a poco con los siguientes condes. Fue regidor de Guadalajara, caballero de la Orden de Alcántara, participó voluntario en la batalla de Lusara, hizo la campaña de Alemania de 1707, capitán del regimiento de caballería de corazas españolas en Flandes, estuvo en las batallas de Casán y Turín, en los sitios de Guastala, Berceli-Imbrea, en el final de Módena y otros más. Fue un militar típico de la época del imperio español.
Foto: PUEBLA DE VALLES (Guadalajara)

lunes, 1 de febrero de 2010

EL POETA OLVIDADO I

FRANCISCO DE LA TORRE (1534/1594), nacido en Torrelaguna, estudió en Alcalá de Henares y al final de su vida se hizó clérigo.
No pudo editar sus poesías porque la Inquisición en esa época estaba muy dura no dejando publicar más que temas que fueran religiosos, aunque ya casi al final de su vida si le dieran el permiso que no pudo aprovechar. Quevedo que lo admiraba, compró el manuscrito de sus poesías para editarlas junto a las obras de Fray Luis de León en 1631. Alonso Zamora Vicente también las edito en la colección de Clásicos Castellanos. Esto son dos de sus versos:
"YO QUE AGUARDÉ LA LUZ DE SU BELLEZA,
DENTRO DEL ALMA LLEVO EL GOLPE FIERO,
Y ALLI ME SIGUE DONDE VOY SU IRA.
GRAN BIEN QUITÓ A MIS OJOS, Y EL PRIMERO,
POR QUIEN LLORA MI ALMA SU DUREZA,
ES VER LA PENA QUE EN SU ROSTRO MIRA".

LOS LAZOS DE ORO DONDE ESTOY ATADO:
EL CIELO PURO DONDE TENGO EL MÍO,
LA LUZ DIVINA QUE ME TIENE CIEGO,
EL SOSIEGO QUE LOCO ME HA TORNADO,
EL FUEGO ARDIENTE QUE ME TIENE FRÍO
YESCA ME HAN HECHO DE INVISIBLE FUEGO.
No estaría mal hacerle una placa conmemorativa, con cuatro datos y un verso suyo, y ponerla en la calle que tiene en el pueblo, ¿o no?.